Fijarán criterio sobre acto jurídico

Jueces de salas civiles dejaron al voto casación y establecerán precedente tras haber escuchado a expertos.

 

Los jueces de las salas civiles permanente y transitoria de la Corte Suprema establecerán un precedente vinculante en materia de actos de disposición unilateral de bienes conyugales, tomando en cuenta el derecho nacional y la legislación extranjera, como resultado del Octavo Pleno Casatorio Civil.

 

En efecto, los jueces de ambos colegiados, producto del citado pleno, realizado recientemente, dejaron al voto la Casación N° 3006-2015-JUNÍN vinculada a dicha materia, luego de escuchar las posiciones jurídicas de varios de los principales expertos en derecho civil del país, algunos de los cuales sustentaron sus ponencias considerando el derecho comparado, tal como da cuenta el jurista Nelson Ramírez Jiménez, testigo de aquel debate académico.

 

La materia de la referida casación bajo análisis implica dilucidar si el acto jurídico por el cual uno de los cónyuges dispone de bienes de la sociedad de gananciales sin la intervención del otro es nulo, anulable o ineficaz, lo que presupone fijar los alcances del artículo 315 del Código Civil.

 

Derecho comparado

 

Para el especialista en derecho civil, Giovanni Priori Posada, dicho acto jurídico constituye un supuesto de ineficacia aunque reconoció que hay diferentes tratamientos en la legislación comparada sobre la venta de bienes ajenos. Por ejemplo, citó el caso de la legislación de Venezuela en donde tal acto configura un supuesto de anulabilidad, en tanto que en México constituye causa de nulidad del acto. En Uruguay, Chile, Colombia y Paraguay, entre otros países, el tema pasa por la validez, refirió.

 

Ante esa disparidad de tratamientos, Priori se inclinó por una solución que el propio legislador haya considerado, en este caso, la ineficacia.

 

No obstante, sugirió tomar en cuenta las diferentes hipótesis existentes para emitir la mejor solución.

 

Así, sostuvo que pueden presentarse actos de disposición a título gratuito en favor de tercero que actúa de buena fe o mala fe, y actos de disposición a título oneroso en favor de tercero que actúa de buena fe o mala fe.

 

También considera que pueden realizarse actos de disposición en los cuales el propio cónyuge perjudicado actúa de mala fe, así como actos mediante los cuales se gravan bienes en provecho del mismo cónyuge celebrante. A su vez, pueden producirse actos mediante los que se gravan bienes por uno de los cónyuges, pero en provecho de la sociedad conyugal, añadió.

 

Planteamientos

 

En la medida que un precedente emitido por el Pleno Casatorio Civil debe generar efecto vinculante, lo deseable es que la Corte Suprema proyecte su decisión atendiendo más al efecto ius constitutionis (defensa del interés general) antes que al ius litigatoris (defensa del individuo), pues el efecto que se busca generar en la sociedad así lo reclama, indicó Ramírez. Sostuvo, además, que la máxima instancia judicial del país debe precisar los hechos que específicamente sustentan la sentencia, teniendo en cuenta el listado propuesto por Priori, para facilitar que los jueces inferiores puedan apartarse del precedente haciendo la debida distinción, cuando el caso que les toca juzgar tiene matices que hacen ineficiente o injusta la jurisprudencia generadas.

 

Aportes

 

A criterio del especialista en derecho civil Rómulo Morales Hervias, la tendencia legislativa latinoamericana en la materia es tratar el tema como uno de legitimidad.

 

La legitimidad directa exige la intervención de ambos cónyuges, por lo que si no hay una actuación conjunta, debe decretarse la inoponibilidad del acto, detalló.

 

Estima que debe tomarse en cuenta la inoponibilidad como la categoría adecuada para hallar la mejor solución a la materia de la citada casación, que considera de enorme importancia.

 

Fuente: El Peruano, 28 de diciembre de 2015

Boletines anteriores

Publicidad