Sunarp: criterios para calificación de escrituras imperfectas

Los registradores públicos deberán realizar la calificación de escrituras imperfectas según nuevos criterios establecidos con la finalidad de fortalecer la seguridad del procedimiento de inscripción de los títulos contenidos en ellas.

 

Se trata de la Directiva N° 004-2015-Sunarp/SN, aprobada por la Resolución N° 087-2015-Sunarp/SN, que fija las pautas para dicha calificación.

 

El problema de las escrituras imperfectas

 

En el año 2012, la Ley N.° 29824 – Ley de Justicia de Paz, limitó las funciones notariales de los jueces de paz y paz letrados.  Uno de estos límites consistió en que los jueces de paz sólo podrían otorgar escrituras de transferencia posesoria de bienes, siempre que estas tuvieran un valor de hasta 50 Unidades de Referencia Procesal.

 

En la actualidad, existe una gran cantidad de escrituras imperfectas que fueron otorgadas antes de la entrada en vigencia de la Ley N.° 29824 y que son presentadas a la Sunarp  para su inscripción. Pero la problemática en relación a la calificación de estos títulos no queda ahí: es evidente que este tipo de escrituras han sido utilizadas con frecuencia para la inscripción de actos fraudulentos, sobre todo tratándose de inmatriculaciones, lo que hace aún más relevante la necesidad de establecer con la mayor claridad posible los criterios a seguir para la calificación de actos contenidos en estos instrumentos a fin de no afectar el rol del registro en relación a la seguridad jurídica, y lograr además, un grado de predictibilidad idóneo en las decisiones que toman las instancias registrales al calificar los títulos que contienen escrituras imperfectas.

 

En este sentido, la Directiva N° 004-2015-Sunarp/SN enfatiza que las escrituras imperfectas no revisten las formalidades propias de los instrumentos públicos notariales, por lo que busca establecer, de acuerdo a la casuística registral y a la normatividad vigente, criterios básicos para la calificación registral.

 

Así, en relación a la comparecencia de los otorgantes ahora rigen las siguientes reglas:

 

“a) Si los otorgantes son analfabetos, el documento debe contener su expresión de voluntad y la impresión de su huella digital, la falta de esta constituye defecto no subsanable por el Juez de Paz.

b) Si no se hubiese consignado expresamente la nacionalidad para el caso de comparecientes peruanos, será suficiente que se indique en la escritura el número del Documento de Identidad (DNI) o Libreta Electoral, según corresponda.

c) Para el caso de bienes propios, la omisión del estado civil del adquirente podrá ser subsanada con la presentación de documentos complementarios como copia certificada notarialmente del documento de identidad, de la partida de matrimonio, de la partida de defunción o carné de extranjería, según corresponda.

d) La disposición de bienes muebles e inmuebles de una sociedad conyugal se rige por lo dispuesto en el artículo 3150 del Código Civil.

e) Para el caso de la adquisición de un predio que tenga la calidad de bien social, en el que solo haya intervenido uno de los cónyuges manifestando un estado civil distinto al que le corresponde se deberá cumplir con lo previsto en el artículo 15 Reglamento de Inscripciones del Registro de Predios, adjuntando la escritura pública correspondiente.

f) Los bienes muebles podrán ser adquiridos por cualquiera de los cónyuges y para establecer la condición de bien social bastará la declaración del cónyuge interviniente en la escritura imperfecta. La omisión del estado civil o del nombre del cónyuge en el documento podrá subsanarse con una declaración jurada con firma certificada notarialmente, que precise el nombre completo y el documento de identidad del cónyuge. En este caso, el Registrador no incurre en responsabilidad cuando la información del estado civil que se detalla en el asiento de inscripción se sustenta en la declaración del cónyuge interviniente.

g) La minuta que los otorgantes hayan confeccionado no requiere ser autorizada por abogado.

h) La falta de participación de alguno de los testigos en la escritura imperfecta constituye un defecto insubsanable, debiéndose proceder a la tacha del título”.

 

Asimismo, en relación a la presentación y la formalidad, los registradores tienen que considerar los siguientes criterios:

 

“a) El título inscribible estará conformado por copia certificada de la escritura imperfecta expedida por el funcionario competente que conforme a la ley debería conservar en su poder la matriz a la fecha de su expedición, como es el Juez de Paz Letrado, Juez de Paz, Oficina Distrital de Apoyo a la Justicia de Paz de la Corte Superior de Justicia, Corte Superior de Justicia o por el Archivo General de la Nación, según corresponda.

b) Las escrituras imperfectas deben ser presentadas en el Registro Vehicular, de Predios y en el Registro de Mandatos y Poderes directamente por el Juez de Paz Letrado o de Paz, por el Notario Público o su representante acreditado en el caso de escrituras protocolizadas, por el funcionario autorizado de la Oficina Distrital de Apoyo a la Justicia de Paz de la Corte Superior de Justicia, del Archivo General de la Nación u otra entidad o funcionario debidamente facultado.

Excepcionalmente, las escrituras imperfectas podrán ser presentadas por persona autorizada en el propio traslado, en cuyo caso se deberá consignar en la misma escritura el nombre completo y número de DNI de la persona que se encargará de la presentación y tramitación, siendo de aplicación la Séptima Disposición Transitoria Complementaria y Final del Decreto Legislativo N.° 1049.

c) El titulo presentado al registro debe constituir un traslado en el que debe constar la minuta con la constancia efectuada por el Juez de Paz Letrado o Juez de Paz del folio y libro, así como la fecha de inscripción en su Registro de Escrituras Imperfectas”.

Boletines anteriores

Publicidad