Proponen hacer obligatorio seguro contra accidentes que no solo cubra al crédito sino también a propietarios

Los seguros de desgravamen y contra accidentes en los créditos hipotecarios solo cubren el saldo del crédito restante por pagar pero no protegen a los propietarios. Asociación Peruana de Empresas de Seguros propone ampliar obligatoriamente esta cobertura. Ello también implicaría elevar el costo del seguro.

 

Para adquirir un crédito hipotecario en el Perú la persona está obligada a adquirir dos seguros cuyos pagos serán incluidos dentro de las cuotas del préstamo: el seguro de desgravamen (por fallecimiento del deudor) y el seguro contra accidentes (terremotos, incendios, etc.).

 

Pero en ambos casos la indemnización solo cubre el saldo del crédito restante por pagar a la entidad financiera y no entrega dinero al propietario de la vivienda, por lo que este se encuentra desprotegido.

 

Eduardo Morón, presidente de la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg), informó que ha propuesto a la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) implementar un sistema similar al chileno, donde se obliga a que el seguro contra accidentes adquirido en un crédito hipotecario también cubra el valor de la vivienda y se indemnice al propietario, además de cubrir el saldo deudor. Esto también conlleva a que el costo del seguro sea mayor.

 

“Hemos mandado una carta a la superintendencia proponiendo revisar este tema para hacerlo obligatorio. Pues cuando se da la opción la gente elegirá lo más barato, pero su patrimonio quedará desprotegido”, subrayó el ejecutivo.

 

Morón explicó que en el Perú también se puede acceder a esta posibilidad pero es opcional, y debido a que implicaría pagar una cuota mayor por el préstamo, en la práctica los usuarios no lo emplean.

 

“Muchos ni siquiera saben que existe la opción. Pero deben poner en la balanza el precio de esa provisión contra el tamaño de lo que puedas perder, que es el valor de toda tu vivienda”, anotó.

 

“Este es un país que tiene un tremendo riesgo de catástrofes. Estamos entre los tres países más vulnerables a sismos y los otros dos ya tienen políticas de aseguramiento obligatorio”, agregó.

 

Refirió que el Ministerio de Economía y Finanzas también debería estar interesado en este tema pues reduciría el riesgo fiscal, ya que en caso de suceder una catástrofe, la mayoría de viviendas no están aseguradas y pedirán subsidios estatales para la reconstrucción.

 

Se estima que solo el 5% de las viviendas a nivel nacional tienen un seguro (externo al del crédito hipotecario) que proteja a los propietarios contra todo riesgo de catástrofes o accidentes.

 

Fuente: Gestión, 22 octubre de 2015

Boletines anteriores

Publicidad