El otorgamiento de escritura pública es una formalidad ad probationem donde no se discute la validez del acto jurídico

Fuente: Registrar marcas y derechos

En ese sentido se ha pronunciado  la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema mediante Casación N.º 4146-2014 Apurímac, publicada el 1 de agosto del 2016, en el diario oficial El Peruano, en el marco de un proceso de otorgamiento de escritura pública.

El caso es el siguiente: el señor EAO solicita que se le otorgue escritura pública de compraventa del inmueble ubicado en zona xx cuyos linderos y medidas perimétricas están precisados en la minuta que ha suscrito con la señora HOC, el día 17 de agosto del 2007.  El señor EAO  alega haber cumplido con el pago total del precio del inmueble, y ante la negativa de la otra parte de elevar a escritura pública decide interponer una demanda.

Al contestar la demanda, la señora HOC señala que es falso que el demandante haya cumplido con cancelar con la totalidad del pago, por tanto el contrato de compraventa no se ha perfeccionado. Por lo que ante la insistencia de del pago, se celebró, posteriormente, dos contratos preparatorios, uno después del otro. Alega, que el vencimiento del último contrato no abono suma alguna, pese a ello el demandante le remite una carta notarial solicitando la entrega de la posesión y suscripción de la escritura pública. Razones por las cuales afirma que es falso lo alegado por el actor.

Posteriormente se integra como litisconsorte a TCL, quien aduce estar casado con la demandada, y que dentro de su matrimonio se adquirió el bien materia de litis, por tanto es un bien social.

El a quo declaró infundada la demanda, bajo el siguiente fundamento:

"[…] que el demandante de autos, no ha acreditado en los actuados con prueba alguna haber cumplido con su obligación de pago del saldo del valor de bien objeto del negocio jurídico de la novación del 07 de noviembre del 2007, reiterado el 28 de marzo del 2008; por lo que conforme al artículo 1426 del Código Civil, la demandada tiene derecho a suspender el cumplimiento de la prestación a su cargo, hasta que se satisfaga la contraprestación o se garantice su cumplimiento, […]". [El subrayado es nuestro].

El ad quem revoca la sentencia apelada y reformándola la declara fundada, tras considerar lo siguiente:

"[…] si bien es cierto que en los actos jurídicos, contratos preparatorios, con respecto al precio las partes acordaron que existe un saldo deudor de dos mil quinientos nuevos soles, empero para la Sala la falta de pago en el precio no es óbice para el otorgamiento de la escritura pública, puesto que el otorgamiento de escritura pública no tiene por fin convertir al comprador de un bien inmueble en propietario de él, porque ya es propietario, conforme al artículo 949 del Código Civil sino que tiene por finalidad acreditar fehacientemente ante terceros la propiedad inmueble; el otorgamiento de la escritura pública y posterior inscripción en Registros Públicos son formalidades declarativas no constitutivas, solo son un medio de prueba del derecho de propiedad de un bien inmueble, esto es, no tiene por objeto otorgar un derecho, sino el perfeccionamiento de la transferencia de la propiedad; donde aún en el entendido de que los demandados no ha exigido el pago del saldo deudos, no implica que no lo hagan o que no puedan hacerlo, sino que tienen expedito el derecho para su exigencia del saldo deudor conforme a ley, empero lo cierto es que el saldo del precio no es un impedimento para el otorgamiento de la escritura pública". [El subrayado es nuestro].

Recurrida la sentencia, la Sala Suprema declara infundado el recurso, por los siguientes fundamentos:     

"Habiéndose demandado a través del proceso únicamente la obligación de formalizar la titulación del contrato (artículo 1412 del Código Civil), en el que no se discute si las partes han cumplido o no sus prestaciones sino que está limitado a perfeccionar la titulación del contrato mediante el Otorgamiento de Escritura Pública de la Compraventa, no existe impedimento legal para cumplir con esta obligación; más aún si el otorgamiento de la escritura pública no tiene por fin convertir al comprador de un inmueble propietario de él, porque ya es propietario conforme al artículo 949 del Código Civil, sino que dicho acto tiene por finalidad acreditar fehacientemente ante terceros la propiedad del inmueble; en tanto el otorgamiento de la escritura pública y posterior inscripción en los registros públicos son formalidades ad probattionem no ad solemnitatem solo son un medio de prueba del derecho de propiedad de un bien inmueble […]". [El subrayado es nuestro].

"Si bien es cierto que el recurrente  TCL no ha intervenido en la celebración de la compraventa materia del presente proceso, razón por la cual viene solicitando la nulidad del acto jurídico en virtud del artículo 315 del Código Civil y por las causales establecidas en el artículo 219 incisos 1, 3, y 7 del citado cuerpo legal; se debe tener en cuenta lo ya señalado precedentemente, esto es que el objeto del presente proceso es el otorgamiento de escritura pública no discutiéndose para ello la validez del acto jurídico conforme al artículo 1412 del Código Civil; en tanto el otorgamiento de escritura pública tiene por finalidad acreditar fehacientemente ante terceros la propiedad inmueble mas no se discute la invalidez, ineficacia, nulidad u otro, sino solo mutar la formalidad de la escritura privada o minuta, adoptada por las partes, a la formalidad de la escritura pública; razones por las que la Sala Superior no incurre en infracción de la normas denunciadas, deviniendo la denuncia en infundada". [El subrayado es nuestro].

Fuente:

Sala Civil Permanente, (Ponente: Sra. Jueza Huamaní Llamas), Casación N.º 4146-2014 Apurímac, Lima: 19 de octubre del 2015 [Publicado el 1 de agosto del 2016].


Boletines anteriores

Publicidad