Corte Suprema: Vínculo familiar entre el tercero adquirente y el deudor acredita conducta fraudulenta (conscius fraudis), requisito subjetivo de la acción pauliana

En la acción pauliana (art.195 del Código Civil), la conducta fraudulenta del tercero se acredita con la existencia del vínculo familiar entre los adquirientes, que les permite conocer razonablemente el perjuicio al acreedor.

Utilizando esos términos, la Corte Suprema resuelve la Casación N.° 1208-2013-Loreto (El Peruano, 30 de junio de 2015), proceso de ineficacia de acto jurídico interpuesto por una persona jurídica contra su extrabajadora, el conviviente de ésta, así como contra el hermano de éste y su cónyuge; porque los actos que celebraron perjudicaban el cobro del crédito adeudado por la extrabajadora, quien fuera despedida por la presunta comisión del delito de apropiación ilícita, lo que generó la deuda.

La extrabajadora y ahora codemandada adeudaba una alta suma de dinero, motivo por el cual la demandante formuló denuncia por el delito contra el Patrimonio – Apropiación Ilícita, y posteriormente interpuso demanda de indemnización por daños y perjuicios en la vía laboral. Mientras tanto, la extrabajadora transfirió varios inmuebles a favor de su conviviente, quien posteriormente hizo lo mismo a favor de su hermano y la cónyuge de éste. Según la demandante, el conviviente no contaba con trabajo que le permitiera haber obtenido el monto para costear el precio de los bienes inmuebles adquiridos, cuyo valor de autoavalúo era mucho más alto que el valor por el cual se vendieron.

En primera instancia, declaran fundada la demanda en todos sus extremos, argumentando que la relación familiar existente permitía presumir que los demandados se encontraban en estado de conocer la existencia del crédito a favor de la demandante, que se demostró que los actos jurídicos de transferencia fueron posteriores a la consumación de la falta laboral de la codemandada y que, con ello, se estaría afectando el derecho de la demandante. Por su parte, la segunda instancia confirma la sentencia.

En sede casatoria, se analiza si en autos concurren los requisitos para que proceda la acción pauliana. Lo destacable es que la Suprema acoge el criterio de las intancias de mérito en relación al elemento subjetivo del tercero, indicando que el requisito de conscius fraudis o conducta fraudulenta por parte de los terceros adquirientes se encuentra demostrado principalmente porque la deudora demandada es conviviente del codemandado, quien a su vez es familiar de los otros dos codemandados. Así, declara INFUNDADO el recurso.

Normatividad

Para la procedencia de la denominada acción pauliana es necesaria la concurrencia de ciertos requisitos o elementos, los cuales son: 

1. Elementos objetivos: a) existencia del crédito; b) existencia del perjuicio presente o futuro; c) no es necesaria la insolvencia del deudor; y, d) relación de causalidad (entre los actos de disposición); 

2. Elementos subjetivos: a) por parte del deudor: cuando el acto jurídico es posterior al crédito; este debe conocer el perjuicio causado, es decir corresponde el deudor demostrar la inexistencia del perjuicio; b) por parte de los terceros: que en cuanto al perjuicio causado, hayan conocido de él o que hayan estado en razonable situación conocerlo o ignorarlo (art. 195 del Código Civil).

Boletines anteriores

Publicidad