Es nulo el acto jurídico por objeto jurídicamente imposible cuando la vendedora y compradora conocían que el bien era ajeno

En ese sentido se pronunció la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema, mediante sentencia recaída en Casación N.o 443-2014-Lima (El Peruano, 30/12/15), en el marco de un proceso de nulidad de acto jurídico.

 

El demandante (tercero en la compraventa cuestionada) planteó, como pretensión principal, que se declare la nulidad de la compraventa de un inmueble y, como pretensión accesoria, la indemnización por daños y perjuicios y la restitución del mismo, considerando, entre otros, que las vendedoras (demandadas) adquirieron el inmueble del causante que fue vencido por el demandante en un juicio de retracto sobre el mismo bien inmueble. En función a lo anterior, existió un fin ilícito, toda vez que las vendedoras dispusieron de un bien que no les pertenece.

 

Las demandadas contestan la demanda, alegando, que es falso que la transferencia realizada tuviera un fin ilícito, pues se trata de un bien que se encuentra dentro del comercio; asimismo, el bien fue adquirido de las propietarias registrales, por tanto, fue adquirido válida y legalmente.

 

El a quo declaró fundada en parte la demanda, en consecuencia, nulo el acto jurídico de compraventa del inmueble, fundada la pretensión accesoria de restitución del bien, e infundada respecto de la indemnización por daños y perjuicios; e improcedente en todos sus extremos la reconvención planteada, tras considerar, entre otros, lo siguiente:

 

“[L]as codemandadas han dispuesto de un bien que era ajeno. 3. Que, al margen que la actora invoca la nulidad del acto jurídico cuestionado por la causal de fin ilícito, es de típica aplicación la causal de objeto jurídicamente imposible, regulada en el artículo doscientos diecinueve inciso tres del Código Civil, por lo que procede la nulidad del acto jurídico de compra venta contenido en la escritura pública de fecha once de mayo de mil novecientos noventa y nueve. 4. Que, si bien la empresa demandada […] representada por su gerente general […] alega que adquirió de quien era propietario registral; alegando la buena fe registral, no puede beneficiarse con dicho principio, pues tenía la posibilidad de conocer la inexactitud del registro, por cuanto su referido gerente general es padre de los hijos de la codemandada […] según consta en las partidas de nacimiento de fojas cuarenta y siete y cincuenta y uno, la actora y su padre representante conducen muchísimo tiempo parte del inmueble de litis, ha existido sendos procesos judiciales entre el representante de la actora y los padres de la referida codemandada y madre de sus hijos, y dada la estrecha relación entre éstos es evidente que no podía desconocer de tales hechos; en todo caso ha tenido suficientes posibilidades de saber que el bien que adquiría estaba ocupado por terceros que no son sus vendedoras y que éstas no eran las propietarias 5. Respecto a la indemnización la demandante no ha aportado ningún medio probatorio para acreditar el daño que invoca, la relación causal, ni la cuantificación; pues los aportados al proceso únicamente acreditan la pretensión principal, por lo que o [sic] se ha llegado de determina [sic] que proceda el pago de indemnización. 6. Respecto a la restitución del inmueble la demanda es amparable, por cuanto la actora es propietaria del inmueble […]”. [Subrayado agregado].

 

En apelación, el ad quem revocó la apelada que declaró fundada en parte la demanda, y reformándola declaró infundada la demanda, tras considerar lo siguiente:

 

Pretender cuestionar el acto jurídico bajo el supuesto de estar incurso en la causal de fin ilícito por el hecho de ser un bien ajeno no resulta viable, puesto que en todo caso se pretende a través de una pretensión de ineficacia estructural del acto, discutir el mejor derecho de propiedad que ostentan las partes sobre el inmueble en cuestión. En esta línea de pensamiento, tampoco resulta procedente disponer la nulidad del acto por estar incurso en la causa de objeto jurídicamente imposible como se ha considerado en la apelada, en tanto ello es una pretensión no debatida a través del presente proceso. De tal forma, advirtiendo que el caso de autos existen diversas personas que reclaman la propiedad sobre el inmueble sub litis, ello debe hacerse valer a través del proceso de conocimiento correspondiente, más no a través de una ineficacia estructural del acto jurídico como la pretendida 2. Que, al no haberse acreditado las causales de nulidad invocadas corresponde desestimar la demanda […]”. [Subrayado agregado].

 

La Suprema declaró fundado el recurso de casación, tras considerar, entre otros, lo siguiente:

 

 

“[S]i se vende un bien ajeno como suyo y el propietario tiene conocimiento de ello o tiene la posibilidad de conocer que su vendedor en realidad no es propietario del bien, dicha venta es nula. […] [E]n atención a los considerandos precedentes y advirtiéndose que en la Escritura Pública de fecha once de mayo del dos mil nueve, la parte vendedora vende como propio un bien ajeno (sin comprometerse a obtener el consentimiento del verdadero propietario, o adquirir el bien del verdadero propietario, para luego transferir la propiedad al comprador) y que dicha circunstancia era conocida por la compradora demandada, en virtud al principio de publicidad registral consagrado en el artículo dos mil doce del Código Civil, el acto jurídico contenido en la referida Escritura Pública deviene en nulo, por contener un objeto jurídicamente imposible […]”. [Subrayado agregado].


Boletines anteriores

Publicidad