El derecho real de posesión no son sólo actos materiales sino también actos de control autónomo

Para la Corte Suprema el derecho real de posesión contiene un ámbito fáctico o eminentemente material; y una concepción más amplia, como interés jurídicamente protegido.

Transcribimos el fundamento de esta sentencia:

“El derecho real de posesión contiene, efectivamente, un ámbito fáctico o eminentemente material, constituido por el denominado en doctrina como “ius possessionis” que se trata del simple o mero hecho posesorio que ejerce el poseedor sin la titularidad del derecho subjetivo real. Sin embargo, la interpretación del derecho real de posesión no se agota en este simple sustrato material, pues, no es simplemente un hecho sino que, en su concepción más amplia se trata, además, de un interés jurídicamente protegido que tiene por objeto a un determinado bien y que surge a partir del ejercicio de diversos actos de posesión (no sólo físicos) del bien, sino más bien, actos que demuestran un control efectivo de aquel, incluyéndolo dentro de la esfera jurídica y patrimonial del posesionario.” (f. j. 5.)

En un proceso de prescripción adquisitiva, se incurre en un defecto de motivación cuando el órgano jurisdiccional concluye que no es posible acreditar actos de posesión respecto a terrenos vacíos porque el usucapiente “no habita en él”, pues, el derecho real de posesión no sólo consiste en actos materiales de detentación del bien, sino que implica también el ejercicio de diversos actos de control autónomo que rebasan la simple tenencia material del bien.

Para la Sala Superior no sería posible ejercer actos de posesión respecto a terrenos no habitados. Lo que para la Corte Suprema sería una interpretación errónea y restringida.

(Casación N° 995-2013 Lima. El Peruano, 30/07/2014)

Boletines anteriores

Publicidad