No cabe exigir la restitución del valor del inmueble a los dependientes de la persona jurídica

Este criterio es asumido por la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema, mediante sentencia recaída en Casación N.o 3306-2014-Lima (El Peruano, 30/11/15), en el marco de un proceso de restitución de bien inmueble. El demandante pide que una promotora y dos de sus dependientes (un contador y el vicepresidente del directorio de la misma) restituyan el valor del inmueble y accesoriamente le indemnicen por los daños y perjuicios causados, por presuntamente haber estado coludidos para rematar el bien inmueble que estaba trabado con un embargo. El contador deduce excepción de prescripción respecto de la pretensión de indemnización, subsistiendo la pretensión principal de restitución de valor del bien inmueble. Esta finalmente fue declarada fundada.

 

El a quo declaró fundada en parte la demanda, ordenando que la promotora pague al demandante la suma de US$ 150,000.00 o su equivalente en moneda nacional además de la suma de US$ 50,000.00 por concepto de indemnización por daños y perjuicios. Esto tras considerar que no se llegó a probar que el contador hubiese actuado dolosamente en colusión con sus co-demandados, además que el demandante no le imputó conducta antijurídica alguna. Asimismo, no se probó que el vicepresidente hubiese actuado bajo dolo ni mucho menos en colusión con el ejecutante de la acreencia del cual era aval.

 

El ad quem confirmó la apelada, agregando que la pretensión subsistente (la de restitución:

 

“[A]punta a la verificación previa de quien le correspondería realizar dicha ‘restitución’ atendiendo quien recibió en su momento el acotado valor de dicho bien inmueble [y] […]se advierte que dicha ‘restitución’ no le incumbe a los co-demandados [el contador y el vicepresidente] […] en la medida que no obra en autos probanza alguna que determine que ellos recibieron a título personal monto alguno por el precio de dicho inmueble […] tales personas resultan ser distintas de la persona jurídica en sí para la que laboraban […] tampoco resulta de aplicación el artículo 177 de la Ley General de Sociedades al presente caso debido a que no se ha comprobado que los codemandados [contador y vicepresidente] […] hayan sido ‘Directores’ dentro de dicha empresa […]”

 

La Suprema declaró fundado el recurso de casación y en consecuencia nula la sentencia de la corte superior e insubsistente la sentencia apelada, tras considerar lo siguiente:

 

“[L]a sentencia de primera instancia incurre en causal de nulidad al haberse pronunciado por la pretensión de indemnización por daños y perjuicios […] [cuando] el A quo declaró fundada la excepción de prescripción extintiva respecto de la pretensión de indemnización por daños y perjuicios […] tampoco se ajusta a derecho ni al mérito de lo actuado, pues la excepción de prescripción extintiva fue deducida únicamente por el co-demandado [contador] […] no opera o se extiende a favor de el codemandado [vicepresidente] […] por no haberla deducido en el proceso […] de otro lado […] el co-demandado [vicepresidente] […] contaba con la calidad de Vicepresidente del Directorio de la empresa demandada, en consecuencia asume una responsabilidad solidaria , de conformidad con el artículo 177 de la Ley General de Sociedades”. 

Boletines anteriores

Publicidad