Se debió determinar la vocación sucesoria conforme a las normas del CC de 1936 en la medida que corresponden a la época del nacimiento

CAS. N.º 832-2017 La Libertad

Emitida el 17 de noviembre del 2017

(Publicada en El Peruano, 03/09/2018)

Juez ponente

Señora jueza suprema Cabello Matamala

Decisión

Fundado

Normas aplicables

Artículos 348 y 349 del Código Civil de 1936

Fundamento jurídico relevante

[E]n principio, porque inobservando lo regulado por el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal acotado, aplica el Artículo 390 del Código Civil vigente, el mismo que resulta impertinente por haber entrado en vigencia con posterioridad al nacimiento del impugnante. Siendo esto así, y considerando que a la fecha de nacimiento del impugnante —esto es, año mil novecientos cincuenta— se encontraban vigentes los Artículos 348 y 349 del Código Civil de mil novecientos treinta y seis, es que debe establecerse si la filiación ilegitima se produjo con el sólo nacimiento del mismo, y si ello de acuerdo a los alcances previstos por el Artículo 772 de dicho cuerpo legal le permiten heredar a la madre, lo cual no ha sido tomado en cuenta pese haber sido invocado en el recurso de apelación […]



 

CAS. N.º 832-2017

LA LIBERTAD

PETICIÓN DE HERENCIA

SUMILLA: Si bien […] del acta de nacimiento aparejado a la demanda no se aprecia que el demandante haya sido reconocido por su madre, ni que éste haya acreditado su nacimiento dentro del matrimonio, también lo es que la Sala de mérito […] inobservando lo regulado por el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal acotado, aplica el artículo 390 del Código Civil vigente, el mismo que resulta impertinente por haber entrado en vigencia con posterioridad al nacimiento del impugnante.

Lima, diecisiete de noviembre de dos mil diecisiete.

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA; vista en audiencia pública de la presente fecha la causa número ochocientos treinta y dos - dos mil dieciséis; y, producida la votación conforme a ley, se procede a emitir la siguiente sentencia:

I. MATERIA DEL RECURSO

Se trata del recurso de casación interpuesto por Orlando Saldaña Roque, contra la Sentencia de Vista, expedida por la Segunda Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de La Libertad que confirma la apelada que declara improcedente la demanda.

II. FUNDAMENTOS DEL RECURSO

Esta Sala Suprema Civil Transitoria mediante resolución de fecha veintiocho de marzo de dos mil diecisiete, declaró la procedencia del recurso de casación por las siguientes causales: a) Infracción normativa de los artículos 390, 2116 y 2120 del Código Civil; por cuanto las instancias de mérito debieron resolver previamente la filiación ilegítima y luego sobre el derecho sucesorio que le corresponde al demandante Orlando Saldaña Roque respecto a su madre - causante Luisa Roque Blas, pero es el caso que mediante la sentencia de vista, materia de cuestionamiento casatorio, incluida la apelada de primera instancia, se avala y ampara la teoría de que en el Acta de Nacimiento de Orlando Saldaña Roque, éste no habría sido reconocido por su madre - causante doña Luisa Roque Blas, conforme a lo normado por el artículo 390 del Código Civil vigente que prescribe: “El reconocimiento se hace constar en el registro de nacimiento, en escritura pública o en testamento”, no acreditándose por tanto que el demandante sea hijo de la causante, ello en atención al presupuesto contenido en el artículo 816 del acotado código que prevé: “Son herederos de primer orden, los hijos y demás descendientes”; por cuanto, no está acreditado el entroncamiento de filiación entre el demandante con la causante Luisa Roque Blas, quien no ha realizado el reconocimiento en el registro de nacimiento. Agrega también, que conforme a lo prescrito por el artículo 2120 del Código Civil se establece que se rigen por la legislación anterior los derechos nacidos de los hechos que se iniciaron, desarrollaron y concluyeron en sus efectos durante la vigencia de la antigua ley, es decir, que el citado artículo debe ser interpretado como aplicable a los casos que el Código de 1984 no reconoce ni prohíbe derechos que sí están reconocidos por el Código de 1936, y precisamente el nacimiento del demandante Orlando Saldaña Roque, en un hecho jurídico social ocurrido el dieciocho de agosto de mil novecientos cincuenta, cuando estaba vigente el Código Civil de 1936 que conforme a su artículo 349 señala: “La filiación materna ilegítima se establece por el hecho del nacimiento” así como el artículo 350 del Código Civil que prevé: “El reconocimiento y la sentencia declaratoria de la paternidad son los únicos medios de prueba de filiación paterna ilegítima”; es decir, la filiación materna ilegítima no está sujeta a las exigencias legales referentes al reconocimiento de la filiación paterna ilegítima. Finalmente, indica que el artículo 2116 del Código Civil dispone que para efectos de la sucesión de los descendientes se debe aplicar los artículos 818 y 819, por cuanto todos los hijos tienen iguales derechos respecto de los padres, y la misma igualdad de derechos rige la sucesión de los demás, pero, de ninguna manera se refieren que se aplican a la filiación materna ilegítima, como absurda e impertinentemente lo han sostenido tanto el A quo como el Colegiado Superior; y b) Excepcionalmente por la infracción normativa procesal del artículo 139 incisos 3) y 5) de la Constitución Política del Perú, a fin de verificar la adecuada aplicación del derecho al caso concreto.

III. CONSIDERANDO

PRIMERO. Habiéndose declarado la procedencia excepcional del recurso de casación por infracción normativa procesal, corresponde a este Supremo Tribunal, verificar si el razonamiento sobre el cual descansa el fallo adoptado, se ha efectuado respetando los lineamientos del debido proceso, previsto por el Artículo 139 incisos 3) y 5) de la Constitución Política del Perú, así como de los artículos 50 inciso 6) del Código Procesal Civil y 12 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial los magistrados tienen la obligación de fundamentar los autos y las sentencias bajo sanción de nulidad respetando los principios de jerarquía de las normas y el de congruencia.

SEGUNDO. Acorde a lo regulado por el Artículo I del Título Preliminar del Código Procesal Civil, es del caso anotar que, la Tutela Judicial Efectiva es un derecho constitucional de naturaleza procesal en virtud del cual toda persona o sujeto justiciable puede acceder a los órganos jurisdiccionales, independientemente del tipo de pretensión formulada y de la eventual legitimidad que pueda o no, acompañarle a su petitorio. En un sentido extensivo la tutela judicial efectiva permite también que lo que ha sido decidido judicialmente mediante una sentencia, resulte eficazmente cumplido. En otras palabras, con la tutela judicial efectiva no sólo se persigue asegurar la participación o acceso del justiciable a los diversos mecanismos (procesos) que habilita el ordenamiento dentro de los supuestos establecidos para cada tipo de pretensión, sino que se busca garantizar que, tras el resultado obtenido, pueda verse este último materializado con una mínima y sensata dosis de eficacia.

TERCERO. Si bien, en el proceso judicial, debe haber una exacta relación o correspondencia (concordancia) entre la pretensión del actor, la oposición del demandado, los elementos de prueba válidamente recolectados e incorporados y la decisión del tribunal lo cual se conoce como congruencia principio normativo que limita las facultades resolutorias del juez por el que debe existir identidad entre lo resuelto y controvertido oportunamente por los litigantes en relación a los poderes atribuidos en cada caso al órgano jurisdiccional por el ordenamiento jurídico[1], cierto también lo es que, la motivación de las resoluciones judiciales, constituye una garantía constitucional que asegura la publicidad de las razones que los jueces tuvieron en cuenta para pronunciar sus sentencias resguardando a los particulares y a la colectividad las decisiones arbitrarias.

CUARTO. El artículo III del título Preliminar del Código Civil establece que la ley se aplica a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. No tiene fuerza ni efectos retroactivos, salvo las excepciones previstas en la Constitución Política del Perú.

QUINTO. Respecto a la filiación ilegítima el Código Civil de mil novecientos treinta y seis, en su artículo 348 dispone que son hijos ilegítimos, los nacidos fuera del matrimonio. Mientras que el Artículo 349 del acotado cuerpo legal, dispone que la filiación materna ilegítima, se establece por el hecho del nacimiento.

SEXTO. Por su parte el artículo 772 del Código Civil de mil novecientos treinta y seis, señala que “Los hijos ilegítimos que heredan son los reconocidos voluntariamente o por sentencia, respecto de la herencia del padre y los parientes de éste, y todos, respecto de la madre y los parientes de ésta”.

SÉTIMO. En cuanto a la sucesión legal y la devolución de la herencia el Código Civil acotado en su artículo 760 prescribe que son herederos de primer orden: los hijos y demás descendientes y los hijos adoptados o sus descendientes; del segundo orden, los padres, del tercer orden los ascendientes y hermanos; del cuarto orden, el cónyuge, del quinto y sexto orden, los parientes colaterales del tercer y cuarto grado.

OCTAVO. De lo actuado en el proceso se advierte que en mérito a la pretensión instaurada en el escrito de demanda obrante a fojas catorce, el Juez del Segundo Juzgado Especializado en lo Civil de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, por resolución de fecha veintinueve de marzo de dos mil dieciséis declaró improcedente la demanda al considerar que el actor no contaba con legitimidad para obrar en el presente proceso, toda vez que no se han acreditado los supuestos previstos por el Artículo 390 del Código Civil, esto es que de la partida de nacimiento aparejada a la demanda, no se observa que la madre haya reconocido al actor como hijo, como tampoco se ha cumplido con acreditar que el recurrente nació dentro de la relación matrimonial entre su padre y su madre, decisión que al ser impugnada fue confirmada por la Sala Superior de La Libertad.

NOVENO. Teniendo en cuenta que no se encuentra dentro de la esfera de facultades de esta Corte de Casación, provocar un nuevo examen crítico de los medios probatorios que sirven de sustento a la decisión emitida por las instancias de mérito, también lo es que, en algunos casos la arbitraria o insuficiente evaluación de la prueba por la instancia inferior origina un fallo con una motivación aparente, aspecto que faculta a esta Sala Casatoria a revisar que la actividad procesal en materia de prueba, sea valorada debidamente en su idoneidad, utilidad y licitud.

DÉCIMO. (i) De la partida de nacimiento obrante a fojas seis, se aprecia que Orlando Saldaña Roque nació teniendo como padre a Segundo Saldaña Hoyos y como madre a Luisa Roque Blas; (ii) Del testimonio de Escritura Pública de compraventa de fecha ocho de marzo de mil novecientos ochenta y nueve, se colige que Juan José Chamache Justiniano y Luisa Roque Blas adquirieron Manuel Toribio Guzmán medina el lote de terreno ubicado en el Sector Laredo, Calle San Ignacio de trescientos doce metros cuadrados (312 m2), Distrito de Laredo, Provincia de Trujillo, Departamento de La Libertad, el mismo que fue inscrito ante los Registros Públicos el veintisiete de enero de dos mil catorce; y (iii) Del escrito de contestación a la demanda corriente a fojas setenta y cuatro, se extrae que el emplazado manifiesta no negar el derecho hereditario del demandante que tiene relación con la herencia dejada por su cónyuge madre del demandante y que se declaró como único heredero debido a que el actor no le proporcionó su partida de nacimiento.

DÉCIMO PRIMERO. Resolviendo la infracción procesal, debe colegirse que después de revisado los autos y efectuado el análisis de la resolución recurrida, esta Sala Suprema determina que la misma se encuentra incursa en causal de nulidad, por contener un razonamiento incongruente.

DÉCIMO SEGUNDO. Si bien el juez de la causa determina que en el presente caso, la parte recurrente no cuenta con legitimidad para obrar, porque conforme a lo previsto por el Artículo 427 numeral 1) del Código Procesal Civil, el actor no cuenta con legitimidad para obrar, toda vez que no se han acreditado la concurrencia de los supuestos previstos por el Artículo 390 del Código Civil vigente, esto es que del acta de nacimiento aparejado a la demanda, no se aprecia que el demandante haya sido reconocido por su madre, ni que éste haya acreditado su nacimiento dentro del matrimonio, también lo es que la Sala de mérito al confirmar la decisión adoptada, inobserva que tal razonamiento se ha efectuado vulnerando los lineamientos del debido proceso. En principio, porque inobservando lo regulado por el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal acotado, aplica el Artículo 390 del Código Civil vigente, el mismo que resulta impertinente por haber entrado en vigencia con posterioridad al nacimiento del impugnante. Siendo esto así, y considerando que a la fecha de nacimiento del impugnante —esto es, año mil novecientos cincuenta— se encontraban vigentes los Artículos 348 y 349 del Código Civil de mil novecientos treinta y seis, es que debe establecerse si la filiación ilegitima se produjo con el sólo nacimiento del mismo, y si ello de acuerdo a los alcances previstos por el Artículo 772 de dicho cuerpo legal le permiten heredar a la madre, lo cual no ha sido tomado en cuenta pese haber sido invocado en el recurso de apelación, generando con ello la expedición de una resolución con motivación aparente que no sólo afecta el debido proceso sino también la tutela jurisdiccional efectiva, por lo que debe declararse fundado el recurso de casación, nula la sentencia de vista e insubsistente la apelada y disponer se expida nueva decisión. Careciendo de objeto emitir pronunciamiento sobre la infracción material.

Fundamentos por los cuales; y en aplicación del artículo 396 incisos 3 del Código Procesal Civil, declararon: FUNDADO el recurso de casación interpuesto por Orlando Saldaña Roque a fojas ciento treinta y ocho, NULA la Sentencia de Vista, expedida por la Segunda Sala Especializada en lo Civil de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, obrante a fojas ciento veintidós que confirma la apelada; INSUBSISTENTE: la resolución número doce de fecha veintinueve de marzo de dos mil dieciséis, que declara improcedente la demanda; y ORDENARON que el juez de la causa, emita nuevo pronunciamiento conforme a ley y atendiendo a las consideraciones expuestas en la presente resolución; DISPUSIERON: la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial “El Peruano” bajo responsabilidad; en los seguidos por Orlando Saldaña Roque contra Juan José Chamache Justiniano sobre Petición de Herencia; y, los devolvieron. Integra esta Sala el Juez Supremo Señor Sánchez Melgarejo por licencia del Juez Supremo Señor Romero Díaz. Ponente Señora Cabello Matamala, Jueza Suprema.

S.S. CABELLO MATAMALA, MIRANDA MOLINA, DE LA BARRA BARRERA, SÁNCHEZ MELGAREJO, CÉSPEDES CABALA.


[1] Rioja, Bermúdez Alexander La Congruencia Procesal X Congreso Nacional De Derecho Procesal Garantista.

 

Boletines anteriores

Publicidad