Indecopi: Atención médica implica un deber de medios o resultado

Dos tipos de servicios de atención médica pueden recibir los consumidores que acuden a un centro de salud, los que involucran una obligación de medios y aquellos sujetos a una obligación de resultados.

Ello, considerando que en la prestación de estos servicios corresponde a los usuarios de los mismos tener la expectativa que el profesional de la salud adopte todas las medidas de prevención que razonablemente resulten necesarias de acuerdo con el estado de la técnica, actuando de manera diligente conforme a sus capacidades debidamente acreditadas

Así lo estableció la Sala especializada en Protección al Consumidor del Tribunal del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), mediante la Resolución N° 1179-2015/SPC-INDECOPI.

A juicio del colegiado administrativo, en el caso de un servicio médico sujeto a una obligación de medios, el consumidor tendrá la expectativa que durante su prestación no se le asegurará un resultado, pues este no es previsible.

Sin embargo, sí esperará que el servicio sea brindado con la diligencia debida y con la mayor dedicación, utilizando todos los medios requeridos para garantizar el fin deseado, detalla la citada sala.

En cambio, considera que en el caso de un servicio médico sujeto a una obligación de resultados corresponderá al consumidor esperar que al solicitar esta atención se le asegure un resultado, el cual no solo es previsible, sino que también constituye el fin práctico por el cual lo ha contratado.

Es así que un consumidor considerará cumplida la obligación, cuando se haya logrado el resultado prometido por el médico o la persona encargada, explica el colegiado.

En este supuesto, el parámetro de la debida diligencia es irrelevante a efectos de la atribución de la responsabilidad del proveedor, pero será tomado en cuenta para graduar la sanción, agrega.

En el caso materia de la referida resolución se discutió la idoneidad del servicio médico dado a una paciente, toda vez que una clínica le diagnosticó un tratamiento en su mano derecha, pese a que después otro centro de salud detectó que tenía una fractura en su dedo medio.

Dicha sala concluyó que es un servicio médico sujeto a una obligación de medios, en el que siempre hay algún nivel de riesgo que no permite asegurar un resultado.

Carga probatoria

La sala administrativa ha establecido la relación que tienen los consumidores con los servicios de atención médica, sostuvo el especialista en derecho corporativo José Yataco.

Por ende, en su opinión, la expectativa que tenga el consumidor del servicio médico brindado dependerá fundamentalmente del tipo de obligación al que se encuentra sujeto el profesional médico.

Según la sala, la atribución de la responsabilidad se fundamenta en que quien alega un hecho debe probarlo, por lo que en principio es el consumidor quien tiene la carga de acreditar la existencia del defecto invocado en el bien o servicio, detalló Yataco.

Pero una vez demostrado ello, se invierte la carga probatoria sobre el proveedor, quien tendrá que acreditar que no es responsable por la falta de idoneidad del servicio prestado, precisó.

Directriz

El colegiado toma en cuenta la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) del Expediente N° 2333-2004-HC.

Para el TC el derecho a la salud comprende la facultad que tiene todo ser humano de mantener la normalidad orgánica funcional tanto física como mental, y de restablecerse cuando se presente una perturbación, lo que implica una acción de conservación y otra de restablecimiento.

Fuente: El Peruano, 07 de julio de 2015

Boletines anteriores

Publicidad