Es improcedente la demanda de petición de herencia si no se ha acreditado la relación filial con el causante

En ese sentido se pronunció la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema, mediante sentencia recaída en Casación N.o 3079-2014-Lima (El Peruano, 01/02/16), en el marco de un proceso de petición de herencia.

 

El demandante planteó que se le declare heredero a título universal y, como consecuencia de ello, a participar en la masa hereditaria dejada por el causante A. P. A. Al respecto alega que es hijo del causante y que sin embargo, el demandado fue declarado único heredero.

 

El a quo declaró fundada la demanda, sustentando su decisión, entre otros, en lo siguiente:

 

“1) La vocación hereditaria invocada por el accionante se sustenta en su condición de hijo de [A. P. A.] […] lo que acredita con el mérito de la partida de nacimiento […] el reconocimiento como padre fue efectuado por [A. P. A.] […] mientras el reconocimiento no haya sido declarado ineficaz surte sus efectos; 4) Se aprecia de la aludida partida que el mismo se hizo en presencia de testigos en la forma prevista en el artículo 355 del Código Civil de 1936, bajo cuya vigencia se realizó el reconocimiento de documentos, que producen convicción que el demandante es hijo reconocido por su padre [A. P. A.] […] Si bien el demandado desconoce el reconocimiento, negando que la firma puesta en la partida de nacimiento del demandante, provenga del puño de su padre, lo que resulta irrelevante, puesto que en virtud del artículo 2013 del Código Civil de 1984 (que resulta aplicable, desde que bajo su vigencia se ha alegado la nulidad del acto jurídico de reconocimiento), el contenido de la inscripción se presume cierto y produce todos sus efectos en tanto no se declare su nulidad […]”. [Subrayado agregado].

 

El ad quem revoca la apelada, y reformándola la declara infundada, tras considerar, entre otros, lo siguiente:

 

“1) [El] reconocimiento paterno filial por parte de [A. P. A.] […] se ha producido bajo la vigencia del Código Civil de 1936 y el Reglamento para la Organización y Funcionamiento de los Registros del Estado Civil de 1937 y según el artículo 1120 del Código Civil corresponde aplicarlo de manera ultra activa para la solución de la controversia; 2) En cuanto a la formalidad que debía revestir las anotaciones marginales efectuadas en una partida, como es el caso del nacimiento de un hijo, dicho reglamento en su artículo 10 señaló que dichas anotaciones marginales debían ser selladas y firmadas por el alcalde u oficial del registro; agregando en su artículo 45 que en el caso de reconocimiento de un hijo ilegitimo, la partida de nacimiento, sería firmada por quienes practiquen el reconocimiento, dos testigos y autorizada por el funcionario del registro; y 3) En el presente caso, la partida de nacimiento […] no existe la firma o sello de un funcionario de la Municipalidad Distrital de Chiguata – Arequipa, por lo que dicho reconocimiento no tiene validez legal; por consiguiente, resulta necesario la existencia de una sentencia judicial firme que determine el entroncamiento entre el actor y [A. P. A.] […]”. [Subrayado agregado]


La Suprema declaró fundado el recurso de casación, y en consecuencia, nula la sentencia de vista, y actuando en sede de instancia, revocaron la sentencia apelada que declara fundada la demanda, y reformándola declararon improcedente la misma, tras considerar lo siguiente:


“[S]i bien los fundamentos citados concuerdan con lo señalado por la Sala Superior; sin embargo, al declararse infundada la demanda, se vulneraría el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva que tiene el demandante de pretender su pretensión, quien ha señalado ser hijo del causante [A. P. A.] […] y que el presente proceso no resulta idóneo para demostrar la filiación del demandante por lo que debe aplicarse el artículo 121 parte in fine del Código Procesal Civil, por lo que al advertirse que el presente recurso casatorio se ha declarado procedente por la causal de infracción normativa material, deberá declararse fundado el recurso de casación; en consecuencia, nula la sentencia de vista y actuando en sede de instancia revocar la resolución de primera instancia que declara fundada la demanda, y reformándola declarar improcedente la misma, a fin de que el recurrente pueda realizar las acciones pertinentes para que pueda acreditar su filiación y luego de allí, de ser el caso, solicitar la pretensión materia de litis […]”. [Subrayado agregado].

Boletines anteriores

Publicidad