Hijos ilegítimos considerados legítimos por declaración judicial no se les puede excluir de la masa hereditaria

Fuente: Perú 21


CAS. N.º 3731-2016 Cusco

Emitida el 25 de agosto del 2017

(Publicada en El Peruano, 31/07/2018)

Juez ponente

Señora jueza suprema   Céspedes Cabala

Decisión

Infundado

Normas aplicables

Artículos 219, 400 y 664 del Código Civil

 

Fundamento jurídico relevante

Se sostiene, además, que su demanda de nulidad de reconocimiento de paternidad de sustenta en las causales de nulidad prevista en el artículo 219 del Código Civil, por lo que no resulta aplicable el plazo de caducidad previsto en el artículo 400 del acotado código. No obstante lo señalado por el recurrente, debe indicarse que la Sala Superior ha declarado infundada su demanda reconvencional de nulidad de reconocimiento, al considerar que no se prueba el fin ilícito, ya que el reconocimiento de filiación per sé no constituye un ilícito que sea contrario al ordenamiento jurídico y la simulación no se ha probado, puesto que el reconocimiento de la actora no fue aparente, sino un acto real que ha surtido efectos. Por consiguiente, al expedirse la resolución impugnada, se ha resuelto la pretensión del demandado, consiguientemente, su agravio debe ser desestimado.

 

CAS. N.º 3731-2016

CUSCO

PETICIÓN DE HERENCIA

Sumilla: La partida de nacimiento otorgada en un proceso judicial con calidad de cosa juzgada, acredita el entroncamiento con el causante y es válida mientras no se haya probado lo contrario.

Lima, veinticinco de agosto de dos mil diecisiete.

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA: Vista la causa número tres mil setecientos treinta y uno - dos mil dieciséis; en Audiencia Pública de la fecha; y producida la votación de acuerdo a ley, emite la siguiente sentencia:

I. ASUNTO

En el presente proceso de petición de herencia, el demandado Gerardo Luis Huamán Avendaño ha interpuesto recurso de casación a fojas cuatrocientos cincuenta y seis, contra la resolución de vista, de fecha uno de agosto de dos mil dieciséis, de fojas trescientos noventa y nueve, emitido por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Cusco; que confirmó la sentencia apelada de fecha cinco de noviembre de dos mil quince, que declaró fundada la demanda sobre Petición de Herencia y Declaratoria de Heredero, en la que se declara que la demandante es heredera de Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia y se dispone que concurra con el demandado en la masa hereditaria e infundada la demanda reconvencional de nulidad de partida de nacimiento y exclusión de herencia.

II. ANTECEDENTES

DEMANDA. Según escrito de fojas veinte, la accionante Nelly Huamán Avendaño solicita se le declare heredera de sus padres fallecidos Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia. - La demandante sostiene como soporte principal de su pretensión que: - 1. Nació el diez de marzo de mil novecientos sesenta y nueve, en la ciudad de Quillabamba de la Provincia de la Convención del departamento del Cusco. Inscribiéndose su Partida de Nacimiento en cumplimento de la resolución emitida dentro del proceso No Contencioso sobre Inscripción Supletoria de Partida de Nacimiento seguido por su padre ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil de Quillabamba, iniciado cuando la recurrente tenía doce (12) años de edad, en ese sentido existe un reconocimiento expreso de su padre, por lo tanto, tiene la condición de hija legítima de sus padres que eran casados. - 2. El demandado inició un proceso en su contra sobre exclusión de nombre Expediente número 0236- 2010, ante el Segundo Juzgado de Familia de Cusco, que declaró con resolución consentida el abandono del proceso. 3. También interpuso denuncia penal ante la Fiscalía Penal de Quillabamba por el delito contra la Fe Pública en la Modalidad de Falsificación de documento (Falsificación de Partida de Nacimiento), la que concluyó con orden de archivamiento definitivo. 4. El predio 554 sito en la calle Recoleta del Distrito, Provincia y Departamento de Cusco de un área de mil doscientos setenta metros cuadrados (1270 m²) fue de propiedad de sus padres en un cincuenta por ciento (50%), el veinticinco por ciento (25%) de su hermano demandado Gerardo Huamán Avendaño y el veinticinco por ciento (25%) de su tía Estefanía Avendaño Sustiani, inscrito en la Partida número 02070475, Asientos 3 y 4 de la Zona Registral número X Sede Cusco.

CONTESTACIÓN: - Mediante escrito de fojas setenta y cinco, el demandado hoy recurrente contesta la demanda señalando lo siguiente: - i. Es único hijo de sus padres Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia, nacido con fecha tres de octubre de mil novecientos cincuenta y dos, en la ciudad del Cusco. - ii. La actora fue inscrita como hija de Pedro Avendaño Valencia (hermano de su madre Mercedes) y de doña Josefina Valencia Castañeda. - iii. La madre de la actora trabajaba para los padres del demandado, por ello vivía en la casa 554 y se le tenía un trato especial. No es su hermana y ofrece la prueba de ADN. - Formula demanda reconvencional: - a) Impugnación Judicial de Paternidad y Exclusión de Herencia, y b) Acumulativamente, Nulidad de Partida de Nacimiento y la Indemnización por un monto no menor de noventa mil soles (S/ 90,000.00). Sustenta su demanda en lo siguiente: - A. La accionante no merece el apellido por no ser su hermana, tampoco tiene vocación hereditaria, y que su madre ingreso como empleada doméstica a la casa de sus padres y que subrepticiamente se ha dispuesto la inscripción de su Partida de Nacimiento, siendo que, en dicho documento no obra ninguna de las firmas de sus fallecidos padres, apareciendo la edad del padre como de cincuenta y dos (52) años cuando en realidad tenía cincuenta y ocho (58), a su madre la consigna como nacida en Lima cuando es natural del Cusco. - B. La actora recién tuvo su Documento Nacional de Identidad el dieciséis de marzo de dos mil cinco, por ello ni sus padres, ni el recurrente advirtieron que estaba actuando dolosamente cambiándose de apellidos. C. En la Partida de Nacimiento falta la manifestación de voluntad al no aparecer las firmas de los supuestos padres. - D. Dentro del proceso de inscripción supletoria debió incluirse al demandado o a los padres de éste.

RESOLUCIÓN DE PRIMERA INSTANCIA:  Culminado el trámite correspondiente, se declara fundada la demanda sobre Petición de Herencia y Declaratoria de Heredero, se declara que la demandante es heredera de Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia y se dispone que concurra con el demandado en la masa hereditaria en la casa ubicada en la Calle Recoleta 554 e infundada la demanda reconvencional de nulidad de partida y exclusión de herencia. Los fundamentos que expone son los siguientes: - La actora acredita ser heredera de Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia con la Partida de fojas cuatro, en virtud del proceso sobre inscripción de partida de fojas cinco e inscrito en la Partida número 02070475 donde corre inscrito el Derecho de Propiedad del predio 554 a favor de Luis Huamán Quispe, Luis Gerardo Huamán Avendaño, Mercedes Avendaño Valencia y Estefanía Avendaño Sustiani y en donde se anota la sucesión intestada de quien en vida fue Luis Huamán Quispe, con lo que queda acreditado que no se encontraba considerada como heredera la demandante, no obstante ser su hija. La actora ha mantenido una situación de hecho de ser considerada como hija de los causantes, conforme a las fotos de fojas diecinueve y de lo afirmado por el demandado en su contestación donde refiere que la demandada ha vivido con él y sus padres, pero como criada, esto último es irrelevante frente a las pruebas presentadas por la actora y por ello también resulta irrelevante hacer la prueba de ADN, más aún si la pretensión de impugnación de paternidad ha caducado. Sobre la pretendida nulidad de la Partida de Nacimiento se debe tenerse en cuenta que la inscripción fue a consecuencia de un proceso judicial y la inscripción se ha hecho en virtud del oficio remitido por el Juez de Primera Instancia en lo Civil de Quillabamba por lo que no es razonable pretender que aparezcan las firmas de los que han reconocido el nacimiento de la actora, dado que dicha voluntad ha sido expresada al momento de interponer la demanda. Sobre la pretensión de exclusión, estando a que dicha pretensión era accesoria de la impugnación de paternidad que ha caducado, entonces corre la suerte de la principal conforme al artículo 87 del Código Procesal Civil.

RESOLUCIÓN DE SEGUNDA INSTANCIA:  La Sala Civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco, mediante resolución de fecha uno de agosto de dos mil dieciséis, obrante a fojas trescientos noventa y nueve, confirmó la sentencia apelada que declaró fundada la demanda, en mérito a los siguientes fundamentos: - i. Con la Partida de Nacimiento de prueba que es hija de Luis y Mercedes aplicable el artículo 816 del Código Civil. La afirmación que, no sería hija biológica, no es relevante dado que se tiene del Oficio de fojas cinco, que los padres fallecidos fueron considerados como progenitores de la actora. - ii. En el año de mil novecientos ochenta y uno, en el que se expide el oficio el actor no tenía derecho alguno para reclamar un posible derecho sucesorio, que lo facultase a participar de dicho proceso, por lo que no se le ha vulnerado derecho alguno. - iii. La pretensión de exclusión de herencia se basa en que la actora no tendría la calidad de hija; sin embargo, ya se ha demostrado que sí lo tiene, por lo que no se le puede excluir. - iv. En cuanto al reconocimiento contenido en la Partida, la manifestación de voluntad de los progenitores se encuentra vertida en el trámite del proceso seguido para su reconocimiento como aparece del oficio de fojas once. No hay fin ilícito por cuanto el reconocimiento de filiación per sé no constituye un ilícito y que se contrario al ordenamiento jurídico. El reconocimiento no ha sido un acto meramente aparente sino real que ha surtido sus efectos.

RECURSO DE CASACIÓN. Contra la resolución dictada por la Sala Superior, el demandado interpuso recurso de casación, el mismo que ha sido calificado mediante resolución de fecha veinticinco de noviembre de dos mil dieciséis, que declaró procedente el recurso de casación por las causales de: a) Infracción Normativa Material del artículo 664 del Código Civil de 1984 y artículo 319 del Código Civil de 1936, sosteniéndose que: a) Se ha incurrido en una interpretación errónea de derecho material al haberse aplicado el Código Civil de 1984 para resolver la supuesta inscripción supletoria que habría realizado el causante Luis Huamán Quispe en representación de Mercedes Avendaño Valencia, con poder a favor de Segundo Páucar Chilca para que realice el proceso de inscripción supletoria e inscriba a la actora como hija de los otorgantes, quien para dicha fecha contaba con doce (12) años de edad, cuando debió aplicarse las normas sustantivas del Código Civil de 1936, conforme a lo previsto en el artículo 319 y siguientes de este último texto sustantivo; b) La Sala Superior otorga valor absoluto a la Partida de Nacimiento de la actora, sin realizar el análisis previo sobre la forma que se ha empleado para la obtención de la referida Partida que, según el propio dicho de la pretensora, su trámite se realizó en el año mil novecientos ochenta y uno ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil del Distrito de Quillabamba de la Provincia de La Convención del Departamento de Cusco, siendo que en el Oficio remitido por dicho Juzgado a la Municipalidad de Quillabamba no se consigna fecha de emisión de la resolución judicial final que curiosamente responde al mismo día de elaboración del Oficio número cuatro nueve dos, esto es el quince de abril de mil novecientos ochenta y uno, lo que fue informado en la vista de la causa; c) Respecto a la pretensión de Exclusión de Herencia que fue accesoria a la pretensión de Impugnación de Paternidad, ha sido declarada caduca de oficio por Resolución número trece, contraviniendo el sentido de la norma contenida en el Artículo 2003 del Código Civil; d) La Sala Superior en el fundamento catorce realiza una somera referencia al conflicto normativo, el que debió recibir mayor análisis legal, por cuanto la nulidad de reconocimiento de paternidad de la demanda reconvencional de impugnación de paternidad, se sustenta en las causales de nulidad previstas en el Artículo 219 del Código Civil, en ese sentido no resultan aplicables los plazos de caducidad previstos en el Artículo 400 del acotado Código; y, e) La persona de Segundo Páucar Chilca tramitó con un supuesto poder otorgado por Luis Huamán Quispe la inscripción supletoria de la Partida de Nacimiento de la actora, trámite respecto del cual el Código Civil de 1936 no admite ser efectuado por delegación, por ser estrictamente personal, previendo además el Artículo 322 del mismo Código que corresponde su conocimiento al Juez del domicilio, por lo que debió corresponder su tramitación al Juzgado Civil de Cusco; y, b) Infracción Normativa Procesal de los Artículos 139 inciso 5 de la Constitución Política del Perú, 12 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial y 50 inciso 6 y 122 incisos 3 y 4 del Código Procesal Civil, argumentándose que lo decidido por la Sala Superior vulnera el Debido Proceso, por haberse incurrido en las denuncias que sustentan las infracciones legales de carácter material.

III. MATERIA JURÍDICA EN DEBATE

Es necesario establecer si la Instancia de Mérito ha afectado el Derecho al Debido Proceso; específicamente el Derecho a la Motivación de las Resoluciones Judiciales y valoración de las pruebas. Y en caso desestimarse este agravio, determinar si corresponde amparar la pretensión de petición de herencia.

IV. FUNDAMENTOS

PRIMERO. Que, el recurso de casación tiene como fines esenciales la correcta aplicación e interpretación del derecho objetivo y la unificación de la jurisprudencia nacional de la Corte Suprema de Justicia, conforme se señala en el artículo 384 del Código Procesal Civil.

SEGUNDO. Que, estando al sustento del recurso que nos ocupa, es necesario destacar que, el Debido Proceso es un derecho complejo, pues está conformado por un conjunto de derechos esenciales que impiden que la libertad y los derechos de los individuos sucumban ante la ausencia o insuficiencia de un proceso o procedimiento, o se vean afectados por cualquier sujeto de derecho —incluyendo el Estado— que pretenda hacer uso abusivo de éstos. Como señala la doctrina procesal y constitucional, “por su naturaleza misma, se trata de un derecho muy complejamente estructurado, que a la vez está conformado por un numeroso grupo de pequeños derechos que constituyen sus componentes o elementos integradores, y que se refieren a las estructuras, características del tribunal o instancias de decisión, al procedimiento que debe seguirse y a sus principios orientadores, y a las garantías con que debe contar la defensa (Faúndez Ledesma, Héctor. “El Derecho a un Juicio Justo”. En: Las garantías del Debido Proceso (Materiales de Enseñanza). Lima: Instituto de Estudios Internacionales de la Pontificia Universidad Católica del Perú y Embajada Real de los Países Bajos, p, 17). Dicho de otro modo, el Derecho al Debido Proceso constituye un conjunto de garantías de las cuales goza el justiciable, que incluyen, la Tutela Procesal Efectiva, la Observancia de los principios o reglas básicas y de la competencia predeterminada por Ley, así como la Pluralidad de Instancias, la Motivación y la Logicidad y Razonabilidad de las Resoluciones, el Respeto a los Derechos Procesales de las partes (Derecho de Acción, de Contradicción) entre otros.

TERCERO. Que, bajo ese contexto dogmático, la causal denunciada se configura, entre otros supuestos, en los casos en los que en el desarrollo del proceso, no se han respetado los derechos procesales de las partes, se han obviado o alterado actos de procedimiento o si la Tutela Jurisdiccional no ha sido efectiva y/o el órgano jurisdiccional deja de motivar sus decisiones o lo hace en forma incoherente, en clara trasgresión de la normatividad vigente y de los estadios superlativos del procedimiento.

CUARTO. Que, el principio denominado Motivación de los Fallos Judiciales, constituye un valor jurídico que rebasa el interés de los justiciables por cuanto se fundamenta en principios de orden jurídico, pues la declaración del derecho en un caso concreto, es una facultad del Juzgador que por imperio del artículo 138 de la Constitución Política del Perú, impone una exigencia social de que la comunidad sienta como un valor jurídico, denominado, fundamentación o motivación de la sentencia; el mismo que se encuentra consagrado en el artículo 139 inciso 5 de la Constitución Política del Perú concordante con el artículo 12 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial del artículo 122 incisos 3 y 4 y 50 inciso 6 del Código Procesal Civil.

QUINTO. Que, el Principio de la Motivación de los Fallos Judiciales constituye una exigencia que está regulada como garantía constitucional, consagrada en el artículo 139 inciso 5 de la Constitución Política del Perú, el cual asegura la publicidad de las razones que tuvieron en cuenta los jueces para pronunciar sus sentencias, ella resguarda a los particulares y a la colectividad de las decisiones arbitrarias de los jueces, quienes de este modo no pueden ampararse en imprecisiones subjetivas, ni decir las causas a capricho, sino que están obligados a enunciar las pruebas en que sostienen sus juicios y a valorarlas racionalmente; en tal sentido, la falta de motivación no puede consistir, simplemente, en que el juzgador no exponga la línea de razonamiento que lo determina a decidir la controversia, sino también en no ponderar los elementos introducidos en el proceso de acuerdo con el sistema legal, es decir, no justificar suficientemente la parte resolutiva de la sentencia a fin de legitimarla. Sobre el particular, el Tribunal Constitucional señala que “el Derecho a la Debida Motivación de las Resoluciones Judiciales es una garantía del justiciable frente a la arbitrariedad judicial y garantiza que las resoluciones judiciales no se encuentren justificados en el mero capricho de los magistrados, sino en datos objetivos que proporciona el ordenamiento jurídico o los que se deriven del caso”[1]

SEXTO. A su vez, el principio precedente de motivación de los fallos judiciales tiene como vicio procesal dos manifestaciones: 1) La falta de motivación y 2) La defectuosa motivación, la cual a su vez se divide en tres agravios procesales: a) Motivación aparente; b) Motivación insuficiente; y c) Motivación defectuosa en sentido estricto; en ese sentido y coincidiendo con la doctrina, la motivación aparente se da cuando la decisión se basa en pruebas no actuadas o en hechos no ocurridos; la motivación insuficiente, que se presenta cuando vulnera el Principio de la Razón Suficiente y la Motivación Defectuosa Propiamente Dicha, se presenta cuando el razonamiento del juez viola los principios lógicos y las reglas de la experiencia.

SÉTIMO. Que, el demandado en su recurso de casación señala que, no se ha tomado en cuenta sobre la teoría del hecho propio, al tener por cierto el Oficio número 492, que origina la inscripción supletoria de la partida de nacimiento de la demandante en el Registro Civil de la Municipalidad de Quillabamba, que para dicho acto final la norma aplicable tiene como parámetro normativo el artículo 319 y siguientes del Código Civil de 1936.

OCTAVO. Al respecto debe indicarse que el demandado pretende restarle mérito probatorio al Oficio número 492, en virtud del cual se inscribe la resolución expedida por el Juez de Primera Instancia en lo Civil de Cusco y en virtud del cual se emitió la partida de nacimiento de la demandante. Sin embargo, debe indicarse que de la revisión de autos no se observa que el recurrente haya formulado tacha contra dicha instrumental, por tanto, goza de plena eficacia probatoria, para lo cual debió adjuntar las respectivas pruebas que demuestren lo alegado. Y si bien, sostiene que debió aplicarse lo establecido en los artículos 319 y siguientes del Código Civil de 1936, este agravio debe analizarse a través de la infracción normativa material. Por estas consideraciones, este extremo del recurso de casación deviene en infundado.

NOVENO. En relación al fondo de la controversia corresponde precisar que la acción de petición de herencia, prevista en el artículo 664 del Código Civil comprende las siguientes pretensiones: a) El Derecho de Petición de Herencia, que corresponde al heredero que no posee los bienes que considere que le pertenecen y se dirige contra quien lo posea en todo o en parte a título sucesorio, para excluirlo o para concurrir con él; y, b) El declarar heredero al peticionante, si habiéndose pronunciado declaración judicial de herederos, considera que con ella se han preterido sus derechos.

DÉCIMO. De lo señalado se puede concluir que la acción petitorio de herencia es de naturaleza contenciosa y a ella puede acumularse la pretensión de ser declarado heredero, en el caso que habiendo declaratoria de herederos se hubieran preterido los derechos del demandante, lo que no puede hacerse valer en vía no contenciosa.

DÉCIMO PRIMERO. En el caso de autos con el proceso judicial de inscripción de partida seguido por el Juez de Primera Instancia en lo Civil de Quillabamba se encuentra acreditado que la demandante Nelly Huamán Avendaño es hija biológica de Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia, proceso que tiene la calidad de cosa juzgada y cuya validez no ha sido desvirtuada por el actor en este proceso.

DÉCIMO SEGUNDO. Asimismo, al haber dejado sus progenitores como masa hereditaria la casa número 554, ubicado en la Calle Recoleta de la Ciudad de Cusco, le corresponde concurrir conjuntamente con su hermano Gerardo Luis Huamán Avendaño, correspondiéndole el veinticinco por ciento (25%) de los derechos y acciones del total del inmueble, inscrito en la Partida Electrónica número 02070475, conforme lo ha señalado el Ad Quem, por tanto la demanda de Petición de Herencia debe ser amparada. Siendo así, no se demuestra la infracción normativa alegada.

DÉCIMO TERCERO. Sin embargo, debe señalarse que el Código Civil de 1936, en su artículo 314, contempla la posibilidad que el hijo nacido fuera del matrimonio sea legitimado, ya sea, por el subsiguiente matrimonio de los padres, en cuyo caso operaba de pleno derecho, o por mandato judicial. Es así, que el artículo 319 del Código Civil de 1936, establecía los supuestos en los cuales los denominados hijos ilegítimos podían ser legitimados por declaración judicial la legitimación.

DÉCIMO CUARTO. Sobre el particular, el recurrente refiere que, para resolver la supuesta inscripción supletoria que habría realizado el causante debió aplicarse las normas sustantivas del Código Civil de 1936, empero, de la revisión el demandado no ha observado que el proceso judicial en virtud del cual se otorgó la partida de nacimiento a Nelly Huamán Avendaño era una de otorgamiento de inscripción supletoria y no así de legitimación de hijo nacido fuera del matrimonio, por tanto dicho texto legal, no resulta aplicable al caso de autos.

DÉCIMO QUINTO. Asimismo, se pretende restar mérito probatorio a la mencionada partida de nacimiento, cuestionando el proceso judicial, así como el Oficio número 492, en virtud del cual se dispuso se inscribe la resolución judicial expedida en el proceso de otorgamiento de inscripción supletoria, argumentos que deben ser desestimados, en primer lugar porque el mencionado proceso judicial tiene la calidad de cosa juzgada, y en segundo lugar, porque el referido oficio no ha sido tachado en el modo y forma que establece la ley, por lo que goza de plena eficacia probatoria.

DÉCIMO SEXTO. El recurrente también cuestiona que se haya declarado caduca la pretensión de exclusión de herencia, contraviniendo el artículo 2003 del Código Civil. Debe señalarse, que en autos está probado que la demandante tiene la calidad de hija de los causantes Luis Huamán Quispe y Mercedes Avendaño Valencia, por lo que no puede ser excluida de la herencia por tener la condición de heredera forzosa.

DÉCIMO SÉTIMO. Se sostiene, además, que su demanda de nulidad de reconocimiento de paternidad de sustenta en las causales de nulidad prevista en el artículo 219 del Código Civil, por lo que no resulta aplicable el plazo de caducidad previsto en el artículo 400 del acotado código. No obstante lo señalado por el recurrente, debe indicarse que la Sala Superior ha declarado infundada su demanda reconvencional de nulidad de reconocimiento, al considerar que no se prueba el fin ilícito, ya que el reconocimiento de filiación per sé no constituye un ilícito que sea contrario al ordenamiento jurídico y la simulación no se ha probado, puesto que el reconocimiento de la actora no fue aparente, sino un acto real que ha surtido efectos. Por consiguiente, al expedirse la resolución impugnada, se ha resuelto la pretensión del demandado, consiguientemente, su agravio debe ser desestimado.

V. DECISIÓN

Por los fundamentos expuestos y conforme a lo dispuesto en el artículo 397 del Código Procesal Civil; declararon: INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por el demandado Gerardo Luis Huamán Avendaño a fojas cuatrocientos cincuenta y seis; NO CASARON resolución de vista, de fecha uno de agosto de dos mil dieciséis, de fojas trescientos noventa y nueve, emitido por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia del Cusco; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial “El Peruano”, bajo responsabilidad; en los seguidos por Nelly Huamán Avendaño contra Gerardo Luis Huamán Avendaño sobre Petición de Herencia y otros; y los devolvieron. Integra esta Sala el Juez Supremo Señor Calderón Puertas por licencia del Juez Supremo Señor De la Barra Barrera. Ponente Señora Céspedes Cabala, Jueza Suprema.

S.S. ROMERO DÍAZ, MIRANDA MOLINA, CALDERÓN PUERTAS, CÉSPEDES CABALA, TORRES VENTOCILLA.



[1] Fundamento jurídico cuatro de la Sentencia del Tribunal Constitucional N° 04295- 2007-PHC/TC. 

 

Boletines anteriores

Publicidad