El principio de publicidad no protege a quién independizó inmueble sin previa cancelación del embargo

Fuente: globedia.com

En ese sentido se ha pronunciado la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema mediante Casación N.º 4081-2014 Junín, publicada el 30 de setiembre del 2016, en el diario oficial El Peruano, en el marco de un proceso de tercería excluyente de propiedad.

El caso es el siguiente: CB. S.C.R.L. interpone demanda de tercería de propiedad a fin de que se desafecte la medida cautelar de embargo en forma de inscripción, interpuesta sobre el derecho de propiedad que ostenta respecto del 1er, 2do y 3er piso de un inmueble x, los cuales aparecen inscritos en la partidas independizadas números yy, xx, y zz; y consecuentemente que se levante la orden de remate que recayendo sobre tales predios ha sido dictada en el proceso de obligación de dar suma de dinero seguido por RSG y RSP contra la empresa Gold S.A. El demandante alega que, adquirió de buena fe de WKC S.C.R.L, quien adquirió de Gold S.A. sobre los cuales no pesa orden de embargo, sin embargo, se los ha incluido en la orden de remate mencionado.

La medida de embargo, también afectaría al tercero coadyuvante, el señor PRZ, pues adquirió uno de los pisos de inmueble de la empresa CB. S.C.R.L. Aunque, cabe señalar que fue representante de la empresa Gold S.A. en el proceso de dar suma de dinero signado con el número 489-96.

En primera instancia, el a quo declaró infundada la demanda.  Al ser recurrida el ad quem confirma y declara infundada la demanda, bajo los siguientes fundamentos:

"[…] que aun cuando nos encontramos frente a derechos de distinta naturaleza ya que existe por un lado el derecho real del tercerista y por otro el personal del embargante, se hace necesario en el caso concreto la observancia de los principios establecidos para el derecho registral; que la medida cautelar de embargo en forma de inscripción ordenada […] no solo se refiere al primer piso y terreno sino a la totalidad del inmueble  […] tal como se desprende del acta de medida cautelar de fecha diecinueve de enero de mil novecientos noventa y seis […] en tanto que la independización del inmueble en mención ha sido realizada con fecha posterior al embargo en comento, por lo que la parte demandante no puede alegar que la adquisición de los predios contenidos en las partidas sub materia ha estado revestida de buena fe, ya que es evidente que ésta conocía la inexactitud del registro por el Principio de Publicidad, que publicitaba el embargo en forma de inscripción antes referido que aparecía anotado en la ficha principal de la cual deriva las independizaciones en cuestión".

Recurrida la sentencia, la  Sala Suprema declara infundados los recursos, bajo los siguientes fundamentos:

 

“[…] la adquisición del derecho de propiedad que invoca la parte actora no goza de la presunción de buena fe en virtud al principio de publicidad contenido en el artículo 2012 del Código Civil, por el cual ésta no puede negar el conocimiento de la medida de embargo que pesaba sobre la totalidad del predio cuyos determinados niveles (pisos) que formaban parte de él habían sido adquiridos por dicha parte; tanto más, si el artículo 62 del Reglamento de Inscripciones del Registro de Predios vigente a la data de los hechos, señala que las cargas y gravámenes inscritos en la partida matriz cuya cancelación no se encuentre inscrita se trasladarán a las partidas independizadas, siempre que afecten a estos predios, norma legal que resulta pertinente al caso concreto, en el que se ha acreditado la existencia de un embargo que publicitado pesaba sobre la totalidad del predio sub judice con antelación a la realización de la independización a que se hace referencia en el caso que nos ocupa […]”.[Las cursivas son nuestras].

 

“[…] en autos ha quedado acreditado que la adquisición de los inmuebles que corresponden a las partidas independizadas sub litis por parte del tercero coadyuvante no goza del principio de la buena fe que se encuentra contenido en el artículo 2014 del Código Civil, ya que  del proceso de obligación de dar suma de dinero iniciado por RSG y RSP se desprende que aquél como representante de Perú Gold S. A. tenía pleno conocimiento de la medida cautelar que pesaba sobre la totalidad del predio ubicado en Avenida x número doscientos ochenta y ocho – Huancayo, desde el año 1996; esto es, con anterioridad a la adquisición de su derecho de propiedad que invoca y con el que pretende excluir sus bienes de la orden de remate dispuesta en el Proceso signado con el número 489-96 […]”. [Las cursivas son nuestras].

 

“En lo atinente a la infracción normativa del artículo 1135 del Código Civil, al estar sustentada esta denuncia en la misma tesis impugnatoria de que el embargo decretado no aparece inscrito en la partidas independizadas y por ende el crédito materia de autos no puede ser ejecutado sobre inmuebles de la actora, la cual ha sido desestimada conforme a lo esgrimido en la presente resolución, es claro que este cargo no merece amparo legal alguno […]”.

 

 

 

 

 

Fuente:

 

SALA CIVIL TRANSITORIA, (Ponente: sra. Jueza Suprema Cabello Matmala), Casación N.º 4081 Junín, Lima: 15 de enero del 2016 (publicado el 30 de setiembre del 2016). 

Boletines anteriores

Publicidad