La falta de formalidad en la adquisición de la propiedad no impide que se constituya un “justo título”

 

Quien detenta un título incompleto o defectuoso puede demandar la prescripción adquisitiva corta, contemplada en el segundo párrafo del artículo 950 del Código Civil, en razón de que este instrumento legal imperfecto constituye “justo título”.

 

Así lo establece la Corte Suprema a través de la Casación N.° 3323-2013-Lima, en la que la sociedad conyugal demandante recurre contra la sentencia de la Sala Mixta Transitoria de Ate, que había confirmado la sentencia de primera instancia que declaró improcedente la demanda que recayó sobre un bien que  había sido transferido sin consentimiento del copropietario demandado.

 

Inicialmente, los accionantes demandaron la prescripción del lote de terreno que constituía el 18.01 % de un terreno de mayor extensión cuya titularidad registral pertenecía a dos copropietarios. Lo peculiar del caso es que a los demandantes se les transfiriere la propiedad por medio de una compraventa verbal formalizada años después como minuta -la cual nunca fue elevada a escritura pública-, pero el vendedor la efectuó en calidad de titular exclusivo, cuando era un copropietario.

 

El A quo declara improcedente la demanda alegando que el petitorio es jurídicamente imposible, ya que la posesión de los cónyuges demandantes no puede estar materialmente circunscrita a un área determinada, además de que los accionantes son condóminos del predio sub materia, aplicando el artículo 985 del Código Civil.  Por su parte, la Sala Ad quem confirma lo dicho en primera instancia, lo cual es recurrido ante la Suprema.

 

Interpretación del segundo párrafo del 950 del Código Civil

 

La Sala Suprema rechaza la existencia de vicio in procedendo, pero determina que:

 

 “si bien los demandantes cuentan con título traslativo que por si solo hubiera bastado para establecer la existencia de una compraventa perfectamente configurada, sin embargo la falta de concurrencia de la calidad de propietario exclusivo en la persona de los vendedores ha dado lugar a que aquella no pueda operar ni producir válidamente sus efectos legales, razón por la cual la ley material faculta a los interesados a interponer la demanda de prescripción adquisitiva para que legalmente se los declare propietarios (…), que les permita acceder al registro de su título de dominio”. 

 

Asimismo, interpreta el 950 del Código Civil, indicando que este dispositivo no impide que se pueda pretender y obtener una sentencia favorable que declare propietario por prescripción adquisitiva a fin de regularizar y/o formalizar el título. En este sentido, para la Suprema “es incorrecto afirmar que la pretensión incoada en autos sea jurídicamente imposible” y, en consecuencia, declara FUNDADO el recurso.

 

Ante los fallos inhibitorios de las instancias de mérito, que omitieron analizar si la posesión detentada por los recurrentes cumplía plenamente las exigencias del 950 del Código Civil, la Suprema resuelve remitir los autos al Juez de la causa para que emita nuevo fallo.

 

Boletines anteriores

Publicidad