Venta de bien social sin participación de uno de los cónyuges es nulo aun si comprador es sobreseído en la vía penal

Así lo dispuso la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema, mediante sentencia recaída en Casación N.o 835-2014-Lima Norte (El Peruano, 30/09/15), en el marco de un proceso de nulidad de acto jurídico. La demandante pide que se declare la nulidad de la compraventa mediante la cual su esposo (y demandado) transfirió sin su consentimiento un bien inmueble a favor de los codemandados (terceros registrales). Asimismo, pide la nulidad de la escritura pública de adjudicación y traslación de dominio mediante la cual la cooperativa —a la cual ella pertenecía— adjudicó a favor de los codemandados el inmueble antes descrito. Agrega que denunció penalmente a su esposo y al dirigente de la cooperativa de vivienda por delito contra el patrimonio – estafa, obteniendo sentencia condenatoria.

 

Los codemandados contestan alegando fe pública registral, pues el bien se adquirió según el art. 2014, esto es, del esposo de la demandante que aparecía como único propietario. En ese mismo escrito los codemandados señalan que el bien había sido transferido a otras dos personas, quienes son incorporadas como litisconsortes necesarios pasivos. Estos últimos contestan la demanda alegando haber adquirido a título oneroso y buena fe de quien aparecía en registros como propietario en fecha en que el proceso penal referido ya se encontraba archivado.

 

El a quo declara fundada la demanda tras señalar que la demandante participó de la transferencia a favor de los primeros codemandados; así, tanto el contrato celebrado por el esposo demandado como la adjudicación realizada por la cooperativa eran nulos, pues la demandada puso en conocimiento de la cooperativa su condición de casada. El ad quem, por el contrario, revoca la apelada tras señalar que no se acreditó la mala fe de los adquirentes, debido a que, entre otros, tanto en el padrón de la cooperativa como en la copia simple del RENIEC se mostraba que el esposo demandado era soltero.

 

En este contexto, la Suprema señala que “el acto jurídico cuestionado devienen [sic] en nulo, por la falta de intervención de la demandante en su celebración”. Respecto de la validez de la escritura pública, señala que del expediente penal acompañado se puede constatar que el esposo comunicó a los compradores su verdadero estado civil. Así, menciona que “aun cuando la sentencia en el proceso penal declaró el sobreseimiento de la causa respecto de los presuntos agraviados [los primeros codemandados] […] por no haberse acreditado el perjuicio causado a éstos, de ninguna manera significa que se hubiera descartado la mala fe de estos”. En consecuencia, declara fundado el recurso de casación, nula la sentencia de vista y confirman la sentencia de primera instancia.

Boletines anteriores

Publicidad