Jueces no pueden pronunciarse sobre el fondo cuando se califica la demanda

Así lo ha establecido la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema de Justicia en la Casación N.º 2468-2014-Arequipa (El Peruano, 01/02/16), en un proceso en el que se discutía la improcedencia de la demanda por inexistencia de conexión lógica entre los hechos y el petitorio (art. 427, inciso 5 del CPC), específicamente entre la indemnización por daños y perjuicios y la falta de pago de la renta.

El caso comienza cuando R. G. L. interpone una demanda de indemnización por daños y perjuicios en la modalidad de lucro cesante contra G. C. S. L. para que se le pague la suma de veintiún mil trescientos cuarenta dólares americanos (USD 21,340.00), en virtud a una indebida explotación económica de su predio, adquirido tras la compra del 100 % de los derechos de propiedad que correspondían a los herederos de J. M. S. R. G. L. señala que G. C. S. L. viene ejerciendo la posesión y explotación del inmueble sub litis en mérito a un contrato de arrendamiento celebrado con uno de los anteriores condóminos, el cual resulta nulo de puro derecho por haber contravenido en forma expresa el artículo 971 del Código Civil. Por eso, el demandante señala que ha cursado diversas cartas notariales, dando por concluido cualquier contrato de arrendamiento y requiriendo la desocupación y entrega del bien.

El juez a quo al calificar la demanda la declara, en principio, inadmisible. Pero luego de ser subsanados los defectos por el demandante, el juez declara esta vez improcedente la demanda, por no existir conexión lógica entre los hechos y el petitorio (art. 427, inciso 5 del CPC), alegando que:

“[…] el demandante debe tener en cuenta que las reglas del arrendamiento se encuentran establecidas en los artículos 1666 y siguientes del Código Civil así como las formas de conclusión del mismo en tal sentido de existir un contrato de arrendamiento válido debe procederse conforme a ley[;] por tanto[,] el hecho de haberse cursado Carta Notarial al demandado no implica que éste proceda a la entrega del bien inmueble de forma inmediata […]”.

Apelada la precitada resolución, el ad quem confirma la improcedencia por el siguiente motivo:

“[…] los hechos de la demanda se sustentan en la falta de pago de la renta lo que no guarda conexión lógica con el petitorio el cual versa sobre daños y perjuicios en la modalidad de lucro cesante por lo que la decisión no resulta adecuada a los hechos expuestos” [subrayado agregado].

Finalmente, interpuesto el recurso de casación, la Sala declara fundado el mismo y anula la resolución del ad quem, señalando que:

“en el caso que nos ocupa […] se aprecia que el actor solicita una indemnización por daños y perjuicios […] señalando como sus fundamentos de hecho que la demandada […] es poseedora, conductora y se encuentra explotando económicamente como almacén el predio de su propiedad […] en virtud de un contrato de arrendamiento celebrado entre uno de los condóminos el cual resulta nulo de puro derecho[,] habiéndosele requerido mediante Cartas Notariales […] lo que genera responsabilidad que amerita resarcimiento en la modalidad de lucro cesante desprendiéndose de lo antes expuesto la existencia de conexión lógica entre los hechos y el petitorio resultando contrario a lo establecido por las instancias de mérito las cuales señalan que los hechos contenidos en la demanda se sustentan en la falta de pago de la renta lo cual no configura la inexistencia de conexión entre los hechos y la demanda pues precisamente dicho extremo constituye uno de los hechos en los que se basa el recurrente para sustentar que la demandada le ha ocasionado daño así como el hecho que no se le haya entregado el bien extremos que corresponden merituarse al expedirse un pronunciamiento sobre el fondo de la controversia y no al momento de calificar la demanda más aún si dicho acto procesal sólo se circunscribe a verificar si los requisitos de admisibilidad y procedencia se han cumplido” [subrayado agregado].

Boletines anteriores

Publicidad