El uso del principio iura novit curia se indica de forma expresa en la resolución judicial

La Corte Suprema considera que en virtud del principio iura novit curia el juzgador, sin modificar los hechos expuestos en la demanda, puede aplicar el derecho que corresponda, pero si quiere utilizar dicha facultad debe hacerlo de manera expresa.

Transcribimos el fundamento principal de esta sentencia:

“Que, es verdad, que en virtud del principio iura novit curia el juzgador, sin modificar los hechos expuestos en la demanda, puede aplicar el derecho que corresponda (artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil), pero no es menos cierto que si quiere utilizar dicha facultad debe hacerlo de manera expresa, lo que no ha sucedido aquí”. (f. j. 4)

En el caso, la hija de la vendedora solicito la nulidad del acto jurídico de compra venta efectuada por su madre y los demandados, señalando la falta de manifestación de voluntad, ya que la vendedora contaba con 70 años y padecía de demencia senil al momento de efectuar el contrato.

El Tribunal consideró que no hay una adecuada motivación de la resolución judicial, pues la Sala no explica: Si la falta de manifestación de voluntad se debe a que la vendedora esta privada de discernimiento, o si se debe al síndrome de deterioro de las capacidades mentales.

Este hecho es significativo, en tanto, estar privado de discernimiento es un asunto propio de la nulidad del acto jurídico, mientras que el deterioro mental es uno que atañe a la anulabilidad del acto jurídico.

Así el uso del principio ira novit curia es una facultad que debe ser realizada de forma expresa para fundamentar una resolución judicial. Puesto que dicha situación genera diversas posibilidades.

(Casación N° 5227-2011 Callao, El Peruano, 30/04/2014)

Boletines anteriores

Publicidad