La demora en fijar audiencia de pruebas no puede configurar abandono del proceso

La demora en señalar fecha para la audiencia de pruebas es un acto imputable al juzgador y no a las partes, por lo que dicha demora no debe dar motivo a la declaración de abandono del proceso.

 

En estos términos se pronuncia la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República, mediante la casación N.° 140-2014-Huaura. El caso resuelto se inició con una demanda de nulidad de acto jurídico por el cual los recurrentes pretendieron que se declarase la nulidad del contrato de compraventa de un terreno que habría sido celebrado presuntamente con uno de los demandados, en calidad de compradora, y los demandantes, en calidad de vendedores, por incurrir en la causal de falta de manifestación de voluntad del agente.

 

En este contexto, el a quo declara el abandono del proceso por inactividad procesal por más de cuatro meses, en virtud del art. 346 del Código Procesal Civil. Así lo dispone al advertir que el último acto procesal realizado por los demandantes fue la variación del domicilio procesal; asimismo, la última resolución expedida fue aquella que declaró improcedente el ofrecimiento de medios probatorios extemporáneos y el pedido de intervención como litisconsorte activo de un pariente de los demandados.

 

El ad quem se pronuncia en el mismo sentido, fundamentando su decisión en razón que han transcurrido más de cuatro meses sin que la parte demandante impulse el proceso, ya que si se rechazaba el pedido de pruebas extemporáneas después de ser notificado con la resolución, recién en ese momento se presentaba el momento de pedir el señalamiento de fecha para la audiencia de prueba.

 

Sin embargo, la Suprema advierte que, si bien fueron declarados improcedentes los actos mencionados, el juez no resolvió el otrosí del segundo escrito antes señalado, en el cual se solicitaba al juzgado la designación de fecha para la audiencia de pruebas decretada con anterioridad. En ese sentido, señaló que la Sala Superior actuó de modo incorrecto al no verificar que el juzgado de primera instancia aplicó indebidamente el artículo 346º del Código Procesal Civil al momento de declarar el abandono del proceso, toda vez que al caso era de aplicación lo dispuesto en el numeral 5 del artículo 350º del Código Procesal Civil, que establece que no hay abandono en los procesos que se encuentran pendientes de una resolución y la demora en dictarla fuera imputable al Juez; más aún si, como queda señalado, era la actuación del juzgador la que propició la demora de la resolución.

Boletines anteriores

Publicidad