Se incurre en vulneración al debido proceso si no se justifica ampliamente por qué un mismo medio probatorio acredita una realidad distinta

Si en primera instancia, el a quo determina que un medio probatorio acredita una realidad en el proceso, el ad quem está obligado a motivar con mayor amplitud las razones que fundamentan que el mismo medio probatorio acredita una realidad distinta.

Así lo ha señalado el pleno del Tribunal Constitucional en la sentencia recaída en el Exp. N.° 0195-2012-PA/TC, en el que se interpuso un recurso de agravio constitucional contra una sentencia emitida por la Sala Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República, que declaró infundada la demanda de amparo interpuesta contra la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, en la cual se pedía la nulidad de la sentencia y de la resolución que declaró improcedente el recurso de casación, al configurarse una vulneración al debido proceso.

El recurrente sostuvo que en la vía ordinaria demandó la indemnización por daños y perjuicios contra una empresa de telefonía por haber colocado sin su permiso una caja de distribución telefónica en la parte frontal del inmueble de su propiedad. La demanda referida fue estimada en primera instancia; sin embargo, una vez apelada, el ad quem la desestimó tras considerar que la caja referida fue construida sobre la vereda al frente del inmueble de la demandante y ello no constituía causa adecuada para generarle daño.

Al respecto, el Tribunal Constitucional advierte que, en ambas instancias, el único medio probatorio que ha servido de sustento para arribar a la decisión final lo constituyen unas fotografías del inmueble. En ese sentido, si el ad quem desestimó la demanda con base en las referidas fotografías, las cuales sirvieron en primera instancia para acreditar la ubicación de la caja en la pared de frontis del inmueble y, de esta manera, estimar la demanda; correspondía explicar obligatoriamente las razones y/o motivar con mayor amplitud por qué el citado medio probatorio acredita ahora otra realidad: la ubicación de la caja frente al inmueble, para no incurrir en falta de logicidad o incongruencia en el razonamiento. Por lo expuesto, el Tribunal declara fundada la demanda de amparo y en consecuencia, nula tanto la sentencia del Superior como la resolución que declaró improcedente el recurso de casación.

Boletines anteriores

Publicidad