Plazo prescriptorio por responsabilidad extracontractual corre desde que resolución de capitanía queda firme

En este sentido se pronuncia la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema, en la sentencia recaída en la Casación N.° 4533-2013-Lima (El Peruano, 30/10/15), en el marco de un proceso de indemnización por daños y perjuicios. En este, la demandante (una empresa pesquera) pide a otra empresa pesquera, Interbank y Rímac Internacional Compañía de Seguros y Reaseguros S.A. (en adelante Rímac), que se le indemnice los daños y perjuicios causados por responsabilidad extracontractual como consecuencia de la colisión que sufriera la embarcación pesquera de su propiedad por la embarcación de la demandada.

 

Las demandadas deducen excepción de prescripción extintiva, señalando que, desde la fecha en que se produjo el siniestro hasta la fecha en que les fue notificada la demanda ya había vencido el plazo prescriptorio para interponerla (dos años). Absolviendo el traslado de la excepción, la demandante aduce que mediante una resolución de capitanía se estableció la responsabilidad de la ahora empresa pesquera demandada, resolución cuya apelación fue declarada improcedente en sede administrativa. En ese sentido, el demandante señala que a partir de la fecha en que termina el procedimiento administrativo comenzó a correr el plazo de prescripción extintiva de la acción indemnizatoria en la vía civil.

 

El a quo declara fundada la excepción de prescripción extintiva, tras concluir que: “1) El plazo prescriptorio se inicia desde el día en que se produjo el siniestro y que fue de conocimiento de la demandante […]; 2) […] los procedimientos realizados […] no constituyen sustento para determinar que el tiempo en que duraron, constituía un impedimento de ejercitar el derecho de acción por la responsabilidad civil correspondiente […]; 3) El procedimiento administrativo […] no genera de modo alguno la imposibilidad prevista en el inciso 3 [sic] del artículo 1994 del Código Civil, toda vez que nada impedía a la accionante reclamar su derecho ante el Tribunal Peruano […]; 4) Teniendo en cuenta la interposición de la demanda, habrían pasado más de dos años […]”.

 

El ad quem confirma la apelada por los mismos motivos, agregando que respecto a Rímac le sería aplicable el plazo de prescripción de tres años previsto en el Código de Comercio, que también habría vencido contándose desde el momento en que se produjo el siniestro.

 

Al respecto, la Suprema, declara fundado el recurso de casación, tras considerar que:

 

“al quedar firme la decisión de la autoridad marítima y agotada la vía administrativa, el propietario que se considere perjudicado tendría expedito su derecho de acción para interponer su demanda de indemnización por daños y perjuicios desde la fecha de concluido el procedimiento administrativo […] pues sin la investigación efectuada, sin la constatación oficial de lo acontecido y sin el deslinde de responsables, los demandantes, que se consideran agraviados […] no hubiera [sic] podido identificar a los responsables del siniestro, lo que fueron declarados luego del procedimiento administrativo legal. […] El inicio del recurso prescriptorio es entonces la fecha de la emisión de la Resolución [administrativa] […] pues, a partir de esa fecha fue posible la interposición de la demanda”.

 

En ese sentido, estima que la sentencia se encuentra afectada de nulidad.

 

Mención particular merece el voto singular de uno de los magistrados, quien sostuvo que por el art. 848 del Código del Comercio no se requiere la conclusión del trámite administrativo a efectos de iniciar el respectivo proceso de indemnización. En ese sentido, la empresa pesquera ya se encontraba facultada, en aplicación del art. 1993 CC para incoar el presente proceso.

Boletines anteriores

Publicidad